THE ICON DE ANTONIO BANDERAS

Antonio Banderas y Mario Casas. Dos iconos de diferentes generaciones, pero con visiones del éxito en común. Para ambos, es el resultado de la constancia, el trabajo duro… y el talento, por supuesto. Son verdaderamente singulares, porque no se parecen a nadie más. Actores con un carisma único que han abierto puertas a muchos otros. Sus caminos se han cruzado en numerosas ocasiones; de hecho, fue Banderas quien le dio a Casas su primera oportunidad en el cine, en El camino de los ingleses. “Mario entró en la película porque demostró que tenía la pasta que yo requería en aquel momento para desarrollar un personaje y lo hizo estupendamente”, dice Antonio Banderas.

Mario Casas conserva un nítido recuerdo de aquel momento, gracias al olfato. “Olía a verano. Yo acababa de llegar a Madrid, estaba cumpliendo un sueño”, rememora. “Era un olor a frescura también, y lo que nos pasó a todos fue como cuando tienes un amor de verano y ya no la vuelves a ver. Tengo este recuerdo de El camino de los ingleses. Yo creo que fue una suerte y algo muy bonito poder haber hecho mi primera película junto a él.

Desde entonces, Mario Casas ha sabido ganarse un lugar en el podio y convertirse de una promesa en una realidad. “Si vuelvo la vista atrás, puedo encontrar unas vidas muy paralelas a cómo él está desarrollando su carrera, la seriedad con la que lo está haciendo”, explica Banderas. “Este es un hombre que está aquí para quedarse y también se le nota mucho: en cómo ataca las cosas hay una ilusión contenida, un ansia también de justicia. Él tiene que luchar incluso contra su propia apariencia”.

Hay mucho de Antonio Banderas que admira Mario Casas. “Lo más interesante de todo es que le ha abierto el mercado a muchos actores españoles y no españoles, latinoamericanos, que hemos venido de fuera. Antonio Banderas es el actor por excelencia, el latino español”, dice Casas.

Antonio Banderas y Mario Casas tienen mucho en común. Hombres independientes que han forjado sus carreras a base de trabajo duro, pero que también han sabido divertirse por el camino. Son naturales, espontáneos, con una visión elegante pero relajada de la vida.

Ahora vuelven a unirse para encarnar dos maneras de ser un icono, en un proyecto tan personal para Antonio Banderas que incluso lleva su nombre. Por eso, el veterano actor ha querido contar de nuevo con aquel por el que apostó (acertadamente) en su día. “La publicidad es distinta al cine o la televisión”, dice Mario Casas. “Esto es algo muy nuevo para mí. Yo a él lo veo como pez en el agua. Quien está aprendiendo y observando soy yo”.

Este es el encuentro de dos amigos y rivales en el juego. Dos referentes que saben que la actitud lo es todo y los representantes perfectos del éxito para este nuevo icono.

ANTONIO BANDERAS Y MARIO CASAS – LA ENTREVISTA

EL ÉXITO, ¿ES SUERTE O TRABAJO? 

Antonio:

Probablemente el éxito consista en sentirte bien contigo mismo, al final del camino viene a ser eso, a sentirte bien con las cosas que has realizado, si has puesto todo de tu parte para conseguirlas, y si eso te ha dado los resultados que ibas buscando, a nivel profesional, a nivel humano.  En cualquiera de los casos el éxito debe estar presidido casi siempre por la naturalidad con la que uno se mueve por la vida. Las cosas forzadas nunca me han interesado. 

Yo creo mucho en la naturalidad de las personas, creo que el éxito está detrás de esa naturalidad, el esfuerzo por supuesto y el sacrificio.

Mario:

El éxito es llegar a ser feliz y es conseguir lo que te propones. ¿Qué hay en ese camino? Pues yo creo que trabajo, 

Antonio: 

Yo creo además que el peor enemigo del éxito es la ansiedad por conseguirlo. En el momento en que no tienes esa ansiedad es cuando las puertas se abren.

ANTONIO, ¿QUÉ CREES QUE HAY DETRÁS DEL ÉXITO DE MARIO CASAS? ¿CUÁLES SON SUS CUALIDADES?

Antonio: 

¿Sinceramente? Detrás del éxito de Mario Casas hay un buen actor, 

Mario

Gracias.

Antonio: 

Sí, lo creo. Mario Casas hizo su primera película conmigo e hizo unas pruebas en Málaga. Hicimos audiciones que fueron largas, duraron días, y él entró en la película porque demostró que tenía el talento que yo requería en aquel momento para desarrollar un personaje, y lo hizo estupendamente. Después ha desarrollado una carrera estupenda. Y hay mucha gente que se despista con Mario Casas y que piensa que su éxito está basado en otras cosas. Por supuesto que es un tipo carismático, sexy, a las chicas le gusta, pero a mí lo que me interesa de Mario Casas es su trabajo como actor. 

Mario:

(Mira a Antonio y sonríe). Gracias Antonio. 

Cuando habla de “El Camino de los Ingleses”, recuerdo que fue una experiencia única para muchos de los actores que después han comenzado su carrera con esa película. 

Tengo que decir que Antonio, para mí, ha sido como un maestro. Mi primera película fue con él como director y ahí vi su talento, su empuje, su capacidad de trabajo y es por eso que le tengo tanta admiración, de la misma manera que otros actores que participaron en la película y sé que piensan lo mismo. Como todos los que estuvimos en “El camino de los Ingleses”.

MARIO, ¿QUÉ CREES QUE HAY DETRÁS DEL ÉXITO DE ANTONIO BANDERAS? ¿CUÁLES SON SUS CUALIDADES?

Mario

¡Qué voy a decir! Diría lo típico, lo hemos hablado en entrevistas muchas veces… Creo que lo más interesante de todo, es que le ha abierto el mercado a muchos actores españoles y latinoamericanos. Antonio Banderas es el actor por excelencia, el latino español. Y lo que le caracteriza a parte del trabajo, es que nos ha abierto la puerta a todos los que hemos venido y queremos ser actores y queremos abrir nuestra puerta al mundo.

¿SER UN ICONO O TENER ICONOS?

Antonio: 

Los iconos que tengo son iconos que no han sido elegidos, simplemente me han fascinado cosas que han hecho actores, gente del mundo del deporte, de la literatura, del mundo del arte en general, mis iconos están más ahí. 

Y lo mío, siempre trato de ser muy relativo con ello. Yo me veo por dentro y creo que nunca he perdido el pie. Siempre he tenido los pies en la tierra. Quizá por haber sido muy inseguro, esa inseguridad me ha dado la imposibilidad de creerme ídolo o icono o representante de nada. Durante muchos años ha sido así y a estas alturas del partido yo no voy a cambiar.

Mario: 

Pues yo siento un poco lo que siente él. Al final cuando hablas de ti mismo, verte como un icono, también es muy raro. Creo que si alguien siente algo así realmente o piensa que es un icono, está en un lugar extraño. También tengo mis miedos, cada vez me voy haciendo más mayor, hago más trabajos, parece que la gente espera más de ti y no quieres convertirte en un icono. Al revés, porque a lo mejor parece que te van a señalar más si es así.

 (Antonio mira a Mario)

Mario: 

Como iconos, tengo a gente que admiro muchísimo, como a mi padre. Es la persona donde, como hombre, me gustaría llegar o me gustaría en una pequeña parte convertirme.

Antonio:

Muy bonito.

¿UN TRUCO PARA DEJAR HUELLA?

Antonio:
Bueno no sé, los trucos para dejar huella… Se puede dejar huella de muchas maneras, todos sabemos eso. Se puede dejar huella a través de tu vida profesional si haces una película que la gente recuerde, pero se puede dejar huella hasta por un beso. Hay momentos de mi vida que jamás olvidaré que se produjeron en un segundo y dejaron huella. Te marcan y los recordarás hasta el día que te mueras. Se puede dejar huella de muchas maneras.

Mario:
O un olor a perfume. (se miran, y se ríen).

Antonio:
Qué bonito ha estado esto. Qué bien lo has dicho. Ha quedado…. vamos, te aman, ya te aman.

Mario: 

Si, un olor a perfume. Un buen olor.

(Se ríen.)

Mario: Un toquecito. No intenso.

¿DISTANCIAS LARGAS O CORTAS?

Antonio: 

Yo prefiero las distancias cortas. Y ahora estoy muy fastidiado con lo que nos está pasando con el Covid. No me permite la distancia que a mí me gusta, mi distancia y eso me trae loco. Incluso en una película cuando me ponen la cámara en la cara, siento que estoy en control de lo que está pasando porque me gusta mucho trabajar desde lo muy pequeño, desde lo muy minimalista y ahí sé que puedo conseguir cosas, que puedo comunicar muchas más cosas que cuando estoy en un plano medio o en un plano amplio. Pero en la relación personal, la distancia corta siempre, y la más íntima posible (se ríe).

Mario: 

Depende también. Hay distancias cortas que se hacen muy largas y necesitas distancia. Así que depende del momento vital, de la situación en la que estés. Yo a veces las he vivido largas, y para mí han funcionado por igual. Y hablando del cine, ahí sí, pienso como él, con unos buenos planos cortos, pero a la vez con grandes generales que parecen cuadros o pinturas, así que me quedaría en la mitad. 

¿TE PERFUMASTE ANTES SALIR DE CASA? 

Antonio: 

Sí. Esto lo he dicho en muchas entrevistas y me voy a poner muy pesado, ahora es una cosa bastante curiosa…  porque no estoy obligado en ninguna circunstancia ni bajo ningún párrafo contractual, pero desde hace casi 23 años, yo no he usado otro perfume más que el mío. Me han regalado de todas las marcas, pero nunca jamás he sido infiel a mis perfumes. 

Mario: 

Se ha notado, cuando has entrado por la puerta y te he visto, sí, olía a colonia. Has entrado y me he dicho “Ya ha llegado Antonio”.

Antonio (susurra)

Es porque yo me pongo perfume.

Antonio: 

¿Y tú?

Mario: 

Yo también me pongo.

¿A qué huele el éxito? 

Antonio. 

¿A qué huele el éxito?

Es cierto que ha habido momentos que pueden engañar mucho y que puedes asociar al olor del éxito. La mezcla de perfumes que existe en una alfombra roja, de unos Oscars por ejemplo, en Los Angeles, donde está pasando todo al mismo tiempo, donde hay excitación en el aire, y donde la gente va usando muchos perfumes. Te llegan ráfagas de todo tipo y hay un ambiente especial que se genera alrededor de eso y huele bien. Pero volviendo un poco a lo que comentaba anteriormente sobre mis perfumes el éxito es también el resultado de muchos años de trabajo, de mucho esfuerzo y de muchos viajes, y de muchos números, y de muchos equipos trabajando todos en una misma dirección. Y este perfume The Icon, es el resultado final de muchísimas cosas que hemos hecho durante más de dos décadas. Y puede que este sea el aroma de nuestro éxito.

Más artículos
SOCIALGRAM LIVE : CAMI